Para cualquier corredor, los pies son una parte fundamental del cuerpo. La forma de pisar y la geometría del pie tienen una relación directa con una gran cantidad de lesiones, tanto en el mismo pie como en otras estructuras óseas, como las rodillas, la cadera o la estructura muscular de la pierna.

cover-correr-blog-ceapie

Cuando una persona corre, el impacto del pie contra el suelo es mucho mayor que al caminar.

Considera esto, cuando caminamos cargamos el doble de nuestro peso en el pie de apoyo, pero cuando corremos este peso puede ser hasta cuatro veces mayor.

Gracias a que el pie es una estructura increíblemente funcional y compleja, conformada mayormente por venas, tendones, huesos y músculos, puede absorber ese impacto que generamos cuando nos movemos.

Fases de la Marcha

Es un hecho que nuestros movimientos al correr cambian en comparación a cuando caminamos.

Normalmente al caminar, el pie de apoyo se mantiene en el suelo por poco más de medio segundo. Sin embargo, cuanto más rápido corres menor es el tiempo en el que el pie de apoyo permanece en el suelo, disminuyendo a dos o tres décimas de segundo.

Las 3 partes del pie implicadas en la marcha son:

  • Talón y tobillo : En ellos recaen nuestro peso al caminar en primer lugar, se encargan de absorber el impacto e impulsar el pie hacia adelante en el siguiente paso.
  • Planta del pie: Sobre ella apoyamos el pie contra el suelo para que el cuerpo avance.
  • Almohadilla plantar: Sobre esta almohadilla impulsamos nuestro cuerpo hacia adelante.
partes-del-pie-correr-blog-ceapie

¿Cómo puedo correr adecuadamente?

Cada día hay una multitud de personas que, de manera empírica y sin la orientación necesaria, salen a correr por las calles, parques y avenidas.

Muchos de estos corredores terminan con sobrecargas o lesiones en los pies, que pudieron haberse evitado al aprender la técnica correcta de la carrera.

La técnica consiste en 3 fases:

  1. Apoyo o contacto: Es el primer momento en el que el pie entra en contacto con el suelo. La entrada del pie debe ser activa, con el exterior del pie, ligeramente por delante del cuerpo
  2. Impulso: Una vez que terminamos con la fase de apoyo, cuando el pie está en contacto prácticamente con los dedos, es cuando empezamos la impulsión.
  3. Vuelo: ¡Ya estamos corriendo! Comienza cuando el pie de impulso abandona el suelo.         
marcha-correr-blog-ceapie

Como podrás darte cuenta, cuando corremos hay un momento en el que ninguno de nuestros pies hace contacto con el suelo, lo que deja la siguiente duda:

 

¿Es mejor aterrizar el pie directamente sobre la zona delantera o sobre el talón?

 

La respuesta a esta pregunta depende de la distancia que vas a correr, por ejemplo:

Si se practica la velocidad debes realizar el apoyo con la parte delantera del pie, muchos de los zapatos que se utilizan para este tipo de carrera no tienen ninguna amortiguación en la parte trasera.

Por el contrario, la gran mayoría de las personas que practican carreras de media y larga distancia apoyan ligeramente el talón sobre el suelo. No en vano los fabricantes de calzado para estos deportes ponen especial atención en la amortiguación posterior.

Lo ideal para las carreras de media y larga distancia es que tanto el talón como la planta del pie se apoyen al mismo tiempo y de ahí se apoye en el metatarso para darse impulso.

tenis-correr-blog-ceapie

Antes de empezar a correr te recomendamos tener una buena técnica y calentar muy bien tus articulaciones. 

Debemos tener en cuenta que el pie es una estructura diseñada para el movimiento, por lo que es muy importante trabajar su movilidad y musculatura.

Si sientes molestias al correr o tienes dificultades al caminar, consulta a un especialista para determinar las causas y el tratamiento que debes seguir para corregir el problema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *