Hiperqueratosis-blog-CEAPIE

¿Has notado que en algunas partes de tu pie, la piel se ha perdido su elasticidad y se ha vuelto dura? Estas características son unos de los principales síntomas de la hiperqueratosis (callos).

Los callos o durezas en los pies son la consecuencia de un microtraumatismo repetido.

A cada paso que damos, el pie se dobla y se alarga en el zapato provocando roces, presión o sobrecarga de un área específica del pie.

Estos microtraumatismos ocasionan que la piel vaya perdiendo elasticidad y tornándose dura.

Según el tamaño del área afectada pueden clasificarse como helomas, tilomas o hiperqueratosis.

¿En dónde pueden surgir estas callosidades?

Blog-CEAPIE-hiperqueratosis-callos (3)

Helomas

Este tipo de callosidades se manifiestan principalmente en los dedos, en las áreas metatarsiana y en la cara dorsal de las articulaciones interfalángicas.

En los dedos en garra se puede encontrar este tipo de helomas, debido a que la parte superior de las falanges roza contra el interior del calzado.

Un zapato inadecuado puede provocar zonas de roce por una costura interior mal diseñada, una horna muy estrecha, un número inapropiado o un material nuevo o duro.

Cabe aclarar que también pueden surgir en diferentes lugares del cuerpo donde se produzca un trauma (manos, codos, rodillas, alrededor de los dedos o bajo la uña).

También te puede interesar: “Dedos en garra: El cautivo enemigo de las mujeres

Tilomas e hiperqueratosis

Estas callosidades dependen de los mismos microtraumatismos, pero en este caso la piel recibe un exceso de presión.

Habitualmente podemos encontrarlos en la zona plantar (planta del pie), cabezas metatarsianas y el talón.

Surgen debido a que el tejido que sirve como amortiguador del pie, en su mayor parte adiposo, es aplastado entre el hueso y el suelo; lo que hace que la capa de grasa disminuya y favorece la aparición de dolores.

Cuando la zona que recibe la sobrecarga de peso se extiende es cuando se crean las callosidades.

¿Por qué surge la hiperqueratosis?

Estas son algunas de las causas más frecuentes de aparición de callos en los pies:

  • Un zapato inadecuado a la anatomía del pie;
  • por deformidades en los pies (artrosis, dedos en garra, dedos de martillo o hallux valgus);
  • deshidratación en los talones;
  • apoyo incorrecto del pie contra la superficie;
  • alteraciones estructurales y biomecánicas de los pies.

Nuestras recomendaciones para prevenir la aparición de callos en los pies

Como mencionamos anteriormente, las causas pueden ser variadas, por lo que nuestras recomendaciones están relacionadas a atacar las causas del problema:

Utiliza cremas hidratantes

Seda Cream

Una de las causas principales de la aparición de callos es la resequedad de la piel.

Con el uso de cremas humectantes, además de prevenir la aparición de durezas, puedes evitar que aparezcan grietas en los talones.

Utiliza un calzado adecuado

Los zapatos de tacón o con puntas estrechas son un enemigo natural de los pies.

Al utilizar este tipo de calzado creas presión sobre partes del pie que no están anatómicamente diseñadas para recibir tal presión.

Diferentes tipos de ortesis

Blog-CEAPIE-hiperqueratosis-callos (1)

Las ortesis son dispositivos externos de apoyo para modificar aspectos funcionales del cuerpo.

Un especialista en podología podrá realizarte una ortesis personalizada para eliminar o prevenir la aparición de estas deformidades de la piel.

Es importante mencionar que si notas la aparición de estas durezas, no trates de arrancarlas o cortarlas tu mismo.

Si ves que los callos ya se apoderaron de tus pies, también puedes utilizar protectores de callos. Estos protegerán la piel dañada y evitarán rozaduras contra el calzado.

Y nuestra última recomendación pero no menos importante, es que visites regularmente a tu podólogo de confianza. Él sabrá cuál es el tratamiento adecuado para eliminar los callos de tus pies.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *