Para conocer el correcto cuidado el de los pies en personas diabéticas, primero tenemos que entender qué es la diabetes y cuáles pueden ser las principales complicaciones.

La diabetes es una enfermedad metabólica que se presenta frecuentemente en la población general y se caracteriza por presentar niveles elevados de glucosa (azúcar) en la sangre. En el mundo existen aproximadamente 422 millones de adultos que padecen diabetes, lo que significa que 1 de cada 11 personas presentan esta enfermedad.

Según la OCDE, en México, el 15.8% de la población entre los 20 y los 79 años de edad padecen diabetes.

El logotipo del Día Mundial de la Diabetes es un círculo azul que simboliza la unidad de la comunidad internacional de la diabetes en respuesta a la pandemia de la diabetes.
Hoy miércoles 14 de noviembre es el Día Internacional de la Diabetes y para concientizar a las personas en esta fecha importante en el blog de esta semana hablaremos de las complicaciones que puede presentar en los pies una persona diabética.

¿Padecer diabetes y tener pie diabético es lo mismo?

La diabetes es, sin duda, la enfermedad más frecuente que debilita un pie, pero por fortuna no toda persona que padece diabetes tiene necesariamente un pie diabético.

El pie diabético puede presentarse debido a la alteración del sistema nervioso o el sistema circulatorio, si los niveles de azúcar del paciente no son controlados de manera adecuada o si ha tenido diabetes por más de 10 años. Estos aspectos, sumados a otros factores condicionarán al paciente a la aparición del pie de riesgo.

Las complicaciones de esta enfermedad pueden afectar todos los tejidos del pie: Venas, nervios, huesos, uñas y piel.

Todo ello hace que las personas que la padecen pongan especial atención en los cuidados y la vigilancia diaria de los pies.

Es común encontrar alguno de los siguientes síntomas en el pie del paciente diabético:

· dolor en los dedos;
· disminución de las capacidades de cicatrización;
· sensibilidad en el pie;
· supuración de las partes blandas del pie;
· úlceras;
· inflamación;
· sensaciones de hormigueo;
· quemazón;
. adormecimiento;
· parestesias o acartonamiento, lo que puede iniciar una neuropatia diabética.

Si tienes diabetes, te recomendamos realizar una revisión podológica anual para detectar a tiempo la pérdida de sensibilidad u otras alteraciones circulatorias.

10 Consejos para el cuidado de los pies en personas diabéticas

Para controlar y evitar que sean más graves los síntomas del pie diabético, a continuación, te mencionamos algunos consejos de utilidad para el cuidado de los pies en personas diabéticas.


1.- Lavarse los pies diariamente con agua tibia y jabón no cáustico. (No olvides secarlos bien con un paño suave y pon especial atención en los pliegues interdigitales)

2.- Evitar el contacto con las fuentes de calor intenso (baño caliente prolongado, bolsa de agua caliente)

3.- Examinar los pies detalladamente todos los días o hacer que una tercera persona los examine en caso de dificultad para hacerlo uno mismo.

4.- Evitar andar descalzo, incluso en la playa.

5.- No permitir que la piel de tus pies se reseque demasiado y evitar la sudoración excesiva.

6.- Realizar un corte de uñas regularmente para evitar la aparición de onicocriptosis (uña encarnada).

7.- Llevar siempre calcetines limpios que no aprieten y que sean preferentemente hechos con fibras naturales como el algodón.

8.- Elegir un calzado ancho, cómodo y que proteja adecuadamente de pequeños traumatismos.

9.- Inspeccionar el interior de tus zapatos antes de ponerlos, en busca de una piedra o cualquier objeto que pudiera causar una lesión.

10.- No descuidar jamás la menor herida que persista más de 48 hrs.

Ciertamente la diabetes es una enfermedad que no duele y muchas veces puede pasar desapercibida hasta que se presentan las primeras complicaciones que si no son atendidas a tiempo pueden llegar a ser mortales.

Si bien, la diabetes no tiene una cura definitiva, todo lo que hagas para prevenirla o tratarla será de mucha ayuda.

Si conoces a alguna persona con esta enfermedad recuérdale que las visitas al podólogo son de vital importancia para el adecuado cuidado de los pies en personas diabéticas, ya que, hasta la más mínima herida no atendida puede desencadenar complicaciones como la aparición de llagas, amputación de la extremidad afectada e incluso la muerte.

“El mejor tratamiento es la educación”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *