En algún momento de nuestra vida todos hemos tenido ese horrible dolor en una muela y, ¿qué hacemos? Naturalmente, acudimos a un especialista (en este caso un dentista) porque sabemos que él es el que tiene toda la experiencia y conocimientos necesarios para diagnosticar y tratar cualquier enfermedad de la boca.

Ahora imagina que tienes dolor al caminar o molestias en alguna parte del pie, ¿con quién acudes?

Si te encuentras en esta situación y solamente lo dejas pasar o vas con cualquier conocido para que te atienda, déjame decirte que estás cometiendo un gran error.

Como lo hemos mencionado en blogs anteriores, los pies nos aportan apoyo, nos dan equilibrio y son la base de nuestro cuerpo; ellos soportan todo nuestro peso al caminar y una presión de hasta 4 veces el peso corporal cuando corremos o estamos realizando alguna actividad física.

Dato curioso: En un día normal podemos dar aproximadamente 10,000 pasos.
Si juntamos esos pasos a lo largo de nuestra vida, podríamos darle 4 veces
la vuelta al mundo.
Dato curioso: En un día normal 
podemos dar aproximadamente
10,000 pasos.

Si juntamos esos pasos a lo
largo de nuestra vida,
podríamos darle 4 veces
la vuelta al mundo.

Muchas veces no le damos a nuestros pies la importancia que merecen, y es que esta parte de nuestro cuerpo es por la que menos nos preocupamos, cuando debería ser completamente lo contrario.

Ya sea por falta de higiene o por motivos genéticos, los pies son propensos a sufrir varias enfermedades (onicomicosis, pie plano, onicocriptosis, pie de atleta, callos, etc.)

Patologías, como el pie plano, no solo afectan la salud de nuestros pies, sino que además, tiene repercusiones en nuestras piernas, rodillas, espalda y cadera

Por ello, es de suma importancia acudir con un podólogo profesional, que te ayudará a mantener la salud adecuada de tus pies, desde la prevención hasta la corrección de las enfermedades antes mencionadas, habiendo pasado por el diagnóstico, tratamiento y recuperación.

¿A qué edad puedo empezar a ir al podólogo?

La realidad es que no hay una edad definida, por lo que nunca eres demasiado joven o demasiado viejo para ir al podólogo; sin embargo, se recomienda hacerlo entre los 2 y 3 años de edad, que es cuando se empiezan a formar las estructuras óseas que le darán forma al pie, es en esta etapa cuando se pueden empezar a generar problemas.

¿Con qué regularidad debo hacer una cita con un podólogo?

Tomando en cuenta que no todas las personas tienen las mismas necesidades, la regularidad con la que se debe acudir a una cita con un podólogo es incierta.

Nosotros te recomendamos ir por lo menos una vez al año (sí, justo como las recomendaciones de los dentistas) para poder valorar la salud, madurez y las evoluciones de nuestros pies.

 

Para las personas de edad avanzada o personas que ya presentan con frecuencia alguna enfermedad, como:

  • pie de atleta,
  • callos,
  • juanetes,
  • onicomicosis (hongos en las uñas),
  • onicocriptosis (uña incarnada), entre otras,

sugerimos hacer una visita trimestral al podólogo.

Lo cierto es que visitar regularmente a un podólogo es un aspecto fundamental para prevenir lesiones y mantener la salud de nuestros pies.

En CEAPIE contamos con mas de 28 años de experiencia y estamos comprometidos con el cuidado de tus pies, por lo que si presentas alguna molestia por mínima que ésta sea, agenda una cita  en cualquiera de nuestras tres sucursales y uno de nuestros podólogos expertos te atenderá de la mejor manera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *